Consejos para elegir la cuna del bebe
¿Cómo escoger la Cuna de tu Bebé?

Una cuna para bebes es algo que necesitarás cuando llega un nuevo visitante al hogar, en este artículo te daremos algunos consejos para elegir la cuna para tu bebé.

Si decides usar mini-cuna durante los primeros meses, a partir de pocos meses deberás de coger tu bebe y pasarlo a su cuna. La cuna de bebé se utiliza hasta los 18 o 24 meses normalmente. Pero debes saber que no todas las cunas que hay en el mercado son iguales, hay que considerar varios factores antes de tomar una decisión.

La consideración más importante es la seguridad, por ello debes estar seguro que los barrotes tengan una altura de al menos 50 cm, y que la distancia entre los mismos no supere los 6cm.

Asegúrate de que no hay ninguna punta o arista saliente y que la pintura utilizada no contenga plomo. Si la cuna fue fabricada a partir de 1980 por un fabricante homologado, en principio cumplirá con estas normas de fabricación.

También es interesante que el colchón se adapte con exactitud a la cuna sin dejar huecos donde pueden quedarse atrapados sus bracitos o piernas. La superficie superior de los laterales debe ir forrada con alguna protección para cuando esté dentando, así no hay peligro de que muerda la madera. Por supuesto la altura del colchón debe ser ajustable para evitar que pueda saltar una vez que el niño pueda sentarse o ponerse de pie.

Si la cuna viene con ruedas en las patas es conveniente que éstas puedan bloquearse para evitar que la cuna se desplace por la habitación. Y por último comprueba que el mecanismo para bajar el lateral sea a prueba de niños.

Después de verificar estos temas de seguridad, entran en consideración los factores de comodidad y estética.

Una posible ventaja es que algunas cunas pueden convertirse después en una cama juvenil. Algunas vienen equipadas con un práctico cajón debajo del colchón para guardar sabanas, mantas y otras cosas que quieras tener a mano.

En cuanto a tamaños existen dos medidas estándar. De las dos la medida la más común es de 120 cm. También hay modelos más grandes, de 140 cm. En este caso, tendrás que llevar mucho cuidado en buscar sabanas, protectores y demás accesorios con las medidas adecuadas.

De hecho, te harán falta bastantes accesorios para tu cuna.

Necesitarás, al menos, tres juegos de sabanas, dos fundas impermeables y una chichonera. Cuando empiece a moverse dentro de la cuna, la chichonera le protegerá de golpes y roces. Según el clima donde vivas, necesitarás más o menos ropa de abrigo.

Estéticamente tienes muchas alternativas de cunas. Para los papás que quieren amueblar toda la habitación del bebé existen modelos que traen a juego muebles auxiliares, bañeras, armarios y cajoneras. Pensando en el futuro, puede resultar interesante evitar modelos condicionados por el sexo del bebé. Aunque resulten agradables, los tonos de rosa no son tan resultantes si luego tienes un niño.

A lo largo de muchos meses la cuna de tu bebé formará una parte importante de tu rutina cotidiana y de ella depende el descanso de tu hijo o hija. Por eso, no recomiendo que uses una cuna de segunda mano si existe algún deterioro o, por razones de seguridad, si fue fabricado antes de 1990.

Consejos para elegir la cuna del bebé

Dentro de la habitación del bebé siempre existe un mueble principal que debe estar en la capacidad de garantizar dos grandes cosas: seguridad y comodidad, les hablamos de las cunas, elementos indispensables que cumplen un papel que va mucho más allá de lo decorativo y que si se eligen con cuidado pueden evitarnos toda una serie de situaciones peligrosas.

La cuna del bebé tiene mucho que ver con el descanso saludable y apropiado del pequeño, tanto la facilidad para su higiene como lo práctica que sea para los padres determina el hecho de que tan funcional y apropiada puede llegar a ser.

Así pues cuando se trate de tomar una decisión y salir a comprar la cuna, los siguientes consejos pueden orientarte bastante.

  • Debes poder contar con la tranquilidad de que tanto el material con el que se encuentra elaborada como las pinturas y barnices que le dan color no sean tóxicos para el bebé.
  • Los barrotes de las barandillas deben tener una distancia prudente entre si, para que el niño al jugar o moverse no quede atrapado ni se sienta encarcelado. Los protectores acolchados son una buena idea.
  • En el caso de que la cuna tenga ruedas, controla que realmente se puedan bloquear.
  • Si la barrera es movible debes tener la seguridad de que solo tu y no el niño pueda hacerlo.
  • Lo mejor es que el colchón sea semirrigido y que se acople al tamaño de la cuna para que no queden espacios.

Finalmente aunque lo propio sería escoger la cuna en base a la edad del bebé, hoy en día pueden conseguirse las famosas cunas convertibles que se pueden ir ajustando a medida que el pequeño crece.

¿Cómo escoger la cuna de viaje para el Bebé?

Guía para comprar una cuna de viaje segura y adecuada para tu bebé.

Las cunas de viaje son una buena opción de regalo ante la inminente llegada de un bebé a casa de familiares y amigos.

Se caracterizan por ser en su mayoría plegables y permitir a los futuros padres de disponer de un lugar auxiliar donde su bebé descansará sin problemas cuando estén fuera de casa.

Estas pequeñas camas son ideales para vacaciones y segundas residencias. Son prácticas y ligeras y suelen llevar redes a los laterales que permiten vigilar al pequeño mientras duerme.

Las hay desmontables y plegables y además suelen incluir un colchón de base y una bolsa de transporte. Algunas incluso disponen de varias alturas para que sea más cómodo colocar al pequeño según su edad. Su tamaño es perfecto para llevar en el maletero del coche. Se trata de uno de los regalos para bebés más originales y en el que muchos no piensan; sin embargo, prestan un gran servicio a quienes la poseen.

cuna de viaje o parque de bebe

Cunas de viaje y cunas tradicionales: ¿qué elegir?

Habrá muchos que se hayan planteado si merece la pena gastar el dinero en adquirir una cama extra para sus bebés. Siendo el moisés o cestillo con asas el modelo más tradicional, son muchas las ocasiones en las que nuestro hijo puede necesitar dormir en un lugar diferente al habitual. Las cunas de viaje no sustituyen a una de verdad, son un complemento para aquellas ocasiones que requieran que el niño duerma en un ambiente lo más relajado posible y con espacio suficiente, algo que los serones o capazos sólo permiten cuando el bebé es de pocas semanas.

Además las cunas de viaje se pueden usar como parque para el bebé permitiendo además tener un espacio de juego y diversión.

En tiendas especializadas de puericultura encontrarás un apartado de descanso en donde se incluyen diferentes tipos de cunas auxiliares con múltiples complementos, como mosquitera, capota, colchón, bolsillo portaobjetos o ruedas con frenos.

No dudes a la hora de adquirir todo lo necesario para garantizar el descanso del bebé, lo que propiciará que se desarrolle de forma saludable y tú no tengas de qué preocuparte mientras él duerme plácidamente.